Archivo de la etiqueta: Privatización

Exclusión educativa. Análisis global y situación en Paraguay

Lic. Cira Novara. Educadora

Según lo expresado en el documento de la UNESCO “La educación encierra un tesoro”, actualmente en el mundo existen serios problemas sociales, económicos y ambientales que marcan fenómenos de exclusión y aumento de las desigualdades.

Ante esta realidad, ¿qué papel juega la educación?

La educación cumple una función central para la formación personal y por lo tanto para el avance de la sociedad en su conjunto. Para ello, es central que la educación posibilite el desarrollo de las capacidades y el pensamiento crítico de manera a crear y transformar las diversas situaciones críticas que se presentan. Se precisa por lo tanto, “Un sistema educacional que le permita a cada individuo realizar y mejorar su potencial y sus habilidades de aprendizaje” (Hopkins, D. 2008)

Podemos plantear por lo tanto que la educación tiene una función social y política, pero que actualmente en este mundo globalizado, las reformas educativas que se implementan llevan a ahondar las desigualdades aumentando la brecha entre ricos y pobres, lo que en Latinoamérica se evidencia con el aumento de la pobreza en la mayoría de los países, sobre todo en aquellos que siguen aplicando las políticas neoliberales impuestas por los bancos y el Fondo Monetario Internacional, limitando así el acceso a la salud, educación y seguridad social.

Si bien se aplicaron políticas educativas de ampliación de la cobertura,  no se ha tenido en cuenta la mejora de la calidad; “…además que no se han dado revisiones y evaluaciones “reales” de los planes de estudio y se ha puesto en “duda” la calidad de la formación recibida por los estudiantes, pues los estudios señalan que estos no desarrollan las destrezas básicas”. (Castillo, M. 2012)

Este modelo educativo además, refuerza la individualidad, el egoísmo, el consumismo, la competitividad desleal, rompiendo así las prácticas solidarias, la construcción colectiva y el compartir, preparando a los educandos para sostener una sociedad capitalista, donde el más fuerte sobrevive y los demás son excluidos o marginados del sistema.

Por lo tanto, la exclusión educativa constituye una consecuencia del actual modelo educativo y por lo tanto uno de los factores que atentan severamente contra el desarrollo personal y social de los estudiantes, dado que es el mismo sistema educativo el que los expulsa por diferentes circunstancias.

La exclusión educativa no es solo estar fuera del sistema educativo, tiene también relación con que las personas:

  • Estén privadas de las necesidades vitales, viviendo en la pobreza.
  • Vivan en zonas muy alejadas de la escuela.
  • Tengan que trabajar para mantenerse o apoyar a la familia para su sobrevivencia.
  • No cuenten con apoyo psicopedagógico o de salud en general, si lo requieren.
  • No reciban el reconocimiento a sus saberes previos y experiencias.

Según Vélaz de Medrano, C. (2002), la exclusión es un “…proceso de apartamiento de los ámbitos sociales propios de la comunidad en la que se vive, que conduce a una pérdida de autonomía para conseguir los recursos necesarios para vivir, integrarse y participar en la sociedad de la que forma parte”.

Por lo tanto, los patrones de desigualdad y exclusión en la sociedad en general determinan los patrones de desigualdad y exclusión en la educación, y esta, nuevamente, refuerza la exclusión social.

Esta exclusión hoy, está tomando otras dimensiones ya que como lo expresa Miñana, C. (2002)“…la calidad de la educación no se refiere ahora a la capacidad para vincularse con el mundo laboral, o a las pretendidas “alianzas” escuela – empresa, sino a los criterios de eficiencia, eficacia y productividad.” Esto convierte a la educación en una mercancía por lo que por un lado resulta atractivo para el sector empresarial la vinculación con los servicios de alimentación escolar, infraestructura, útiles escolares, sistemas estandarizados de evaluación y la capacitación docente sin tener en cuenta sus necesidades o debilidades pedagógicas, convirtiéndose así en un servicio lucrativo para el sector empresarial.

Por otro lado, la educación también se convierte en un bien de consumo, al cual se accede pagando. Este modelo educativo forma ciudadanos consumistas que sostendrán la sociedad capitalista.

¿Quién se apodera de la educación en Paraguay?

Para los ricos todo, para los pobres el servilismo…

Cira Novara. Educadora

La palabra público viene del latín publicus, que significa relativo, perteneciente o destinado a un pueblo, a la colectividad. La esfera de lo público se originó en la necesidad de mantener la inmortalidad, la transcendencia y la permanencia de las generaciones.

¿Pero quienes definen qué es lo que se necesita para trascender?

Históricamente, las sociedades y comunidades compartían su cultura, valores y tradiciones en las relaciones cotidianas que se daban en los grupos. A partir de la era industrial, se rompe el sistema de producción y se crea la necesidad de sostener el nuevo modelo capitalista que se fue instalando y generando dependencia hacia la clase explotadora, los dueños de las industrias.

Hoy, la mercantilización de la educación se afianza y se consolida como fruto del neoliberalismo, una política económica y social, que viene conquistando territorios desde los años 70.

La desarticulación del Estado como responsable y garante del derecho a la educación y la salud, constituye uno de los objetivos de las políticas neoliberales, que ven en la privatización y en la entrada de la economía de mercado como las estrategias básicas para seguir enriqueciéndose y afianzar su dominación.

Ante esta situación, ¿Es importante entender que es la privatización en educación, cómo se da y quiénes la manejan?

Esta privatización va tomando diversas formas y se da en un marco de legalidad y objetivos ocultos, que ante el público se presentan apuntando a la calidad educativa, pero sin clarificar, qué se entiende por calidad, desde el sector empresarial y político, desde el cual se impulsa.

La privatización puede ser endógena o exógena.

La educación pública, viejo botín pero ahora más codiciado

Cira Novara. Educadora

Se pretende convertir a la escuela en una empresa que tiene por objetivo final el rendimiento. Esto se convertirá en una trampa mortal para los desheredados de la tierra” – Paulo Freire.

Pedagogía de la Esperanza

Si miramos el sistema educativo como tal, vemos que desde la era industrial, fue estructurado para “formar” a los niños, fundamentalmente en la obediencia y sumisión, para ser esclavos de las grandes industrias y las mujeres que no precisaban ir a las escuelas, ya eran adoctrinadas en sus casas, en la sociedad para cumplir el mismo rol, solo que cargando con mayor opresión, ya que debía cumplir el rol de madre/hija, trabajadora y esposa.

¿Después de más de 300 años, que ha cambiado?. Las grandes revoluciones y luchas libertarias de los pueblos, evidentemente promovieron otros caminos a la educación, surgiendo movimientos educativos revolucionarios que rescatan los saberes populares, la cultura, la vida de los pueblos, valorándolos y dándoles nueva vida, enriqueciéndolos.

Pero estas experiencias, muy profundas, válidas y auténticas, no han podido romper o quebrantar el sistema educativo impuesto por el capitalismo.

Hoy, en toda América, la educación está en un profundo abismo, al cual fue conducido por el mismo sistema capitalista, a través de los grupos de poder económico y político de cada uno de nuestros países.

En México, Paraguay, Honduras, Colombia, en cada uno de nuestros países, se imponen modelos educativos exportados, desvinculados de la realidad, acríticos, competitivos. En este esquema forman a los maestros y maestras, quienes deben reproducir las prácticas de sumisión en los estudiantes.

¡No está permitido pensar!

¡No se permite cuestionar!

Solo es reproducir y obedecer…

Las llamadas reformas educativas, no son más que procesos de privatización, donde se entrega al sector privado la elaboración de materiales educativos, las construcciones, la merienda y el almuerzo escolar, la formación docente, las evaluaciones de desempeño docente y de los estudiantes y también la elaboración del currículo.