La educación pública, viejo botín pero ahora más codiciado

Cira Novara. Educadora

Se pretende convertir a la escuela en una empresa que tiene por objetivo final el rendimiento. Esto se convertirá en una trampa mortal para los desheredados de la tierra” – Paulo Freire.

Pedagogía de la Esperanza

Si miramos el sistema educativo como tal, vemos que desde la era industrial, fue estructurado para “formar” a los niños, fundamentalmente en la obediencia y sumisión, para ser esclavos de las grandes industrias y las mujeres que no precisaban ir a las escuelas, ya eran adoctrinadas en sus casas, en la sociedad para cumplir el mismo rol, solo que cargando con mayor opresión, ya que debía cumplir el rol de madre/hija, trabajadora y esposa.

¿Después de más de 300 años, que ha cambiado?. Las grandes revoluciones y luchas libertarias de los pueblos, evidentemente promovieron otros caminos a la educación, surgiendo movimientos educativos revolucionarios que rescatan los saberes populares, la cultura, la vida de los pueblos, valorándolos y dándoles nueva vida, enriqueciéndolos.

Pero estas experiencias, muy profundas, válidas y auténticas, no han podido romper o quebrantar el sistema educativo impuesto por el capitalismo.

Hoy, en toda América, la educación está en un profundo abismo, al cual fue conducido por el mismo sistema capitalista, a través de los grupos de poder económico y político de cada uno de nuestros países.

En México, Paraguay, Honduras, Colombia, en cada uno de nuestros países, se imponen modelos educativos exportados, desvinculados de la realidad, acríticos, competitivos. En este esquema forman a los maestros y maestras, quienes deben reproducir las prácticas de sumisión en los estudiantes.

¡No está permitido pensar!

¡No se permite cuestionar!

Solo es reproducir y obedecer…

Las llamadas reformas educativas, no son más que procesos de privatización, donde se entrega al sector privado la elaboración de materiales educativos, las construcciones, la merienda y el almuerzo escolar, la formación docente, las evaluaciones de desempeño docente y de los estudiantes y también la elaboración del currículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *