Educación popular una herramienta de lucha y construcción de poder en América Latina

Freire y el sentido de la educación popular:
Paulo Freire quien sería el encargado de sistematizar y conceptualizar lo que hoy conocemos como educación popular, es quien trabajase de manera específica los elementos centrales de la educación liberadora, de la esperanza o del oprimido, en sus trabajos académicos y prácticos dejo sentados algunos elementos que resaltamos para poder entender el concepto de educación popular (liberadora, de la esperanza o del oprimido), entre los que se encuentran, la reflexión, el dialogo de saberes, la emancipación desde la pluralidad y la acción colectiva.

Para entender a que nos referimos cuando hablamos de educación popular debemos empezar por abordar la contradicción central que deviene de esta – educación bancaria vs educación liberadora- donde encontramos que en ella existen dos elementos en pugna una relación de objeto/sujeto y una pedagogía en si/ pedagogía para sí.

Es allí donde hallamos el eje potencializador de la educación popular, pues esta entra a cuestionar profundamente las relaciones sociales que se desarrollan en el sistema educativo bancario, el cual es netamente instructivo, adoctrinador, a-cultural y de domesticación, es decir una pedagogía sin sujeto, una pedagogía en sí y para analizar cuál es la propuesta antagónica de este sistema, abordaremos los siguientes cuatro elementos que son nada más que lo catalizadores de la propuesta educativa de nuestra América.

La educación como práctica para la libertad de los oprimidos sería entonces la matriz metodológica del accionar de la educación popular, allí encontramos uno de los elementos centrales que podrían definir la raíz del concepto, la reflexión, que es la que permite entender y pensar el mundo desde las propias realidades de las comunidades que se encuentran en estado de opresión, es decir la que piensa y genera relaciones de sujeto a sujeto y le permite al educador interactuar desde las realidades que encubren el contexto, es así que la reflexión nos permite entonces ver al acto pedagógico como un elemento profundamente que piensa al sujeto como actor activo del proceso educativo.

Por ende entendemos el ejercicio de la reflexión como una pedagogía para sí, lo que quiere decir que es un elemento que genera conciencia y funciona como principal articulador del acto transformador para el mundo y para la educación.

Este ejercicio de reflexión nos acerca en lo practico a lo que Freire le llama el dialogo de saberes, mecanismo que fomenta y fortalece la relación educador-educando y permite que los sujetos que hacen parte del acto educativo tengan el derecho a la voz activa, pues la EP es netamente conversadora y por ende generadora de un profundo dialogo reflexivo al interior de las comunidades, unidad transversal puesto que le permite al educando no enajenar su voz y ser agente activo en el proceso educativo.

Es decir el dialogo de saberes representa la dialogicidad plural de la que se fortalece la educación popular a la hora de proponer la organización comunitaria para la emancipación.

La emancipación desde la pluralidad es donde se encuentra su apuesta política, pues un principio para su desarrollo es la pluralidad, la unidad en lo diverso, esta emancipación a la cual llama la EP esta profundamente ligada a los desarrollos políticos, económicos y sociales de los pueblos oprimidos.

Es así que su desenvolvimiento es una puesta en marcha por reconocer el proceso en la EP como un campo de saber, hacer y organizar el mundo.

Por ultimo nos queda la acción colectiva que relaciona y despliega el campo de acción de la educación a un campo de lucha política por la transformación del sentido común, mantiene una perspectiva comunitaria de las relaciones sociales y en relación con esto no podría existir EP sin intenciones claras frente a lo organizativo, frente a la lucha colectiva para liberar a los sectores excluidos política, educativa y socialmente; en esto recae entonces un fin central de la ética política de la EP y es que no es posible pensarla sin cuestionar el sistema educativo capitalista, no es posible ejecutar acciones educativas de carácter popular sin resistirse organizativamente al proyecto neo liberal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *