Todas las entradas de: saviaorggmailcom

Educación Popular en el contexto Actual.

 

El día 18 de Octubre del corriente año, el Colectivo CEAAL Py, realizó el encuentro “Educación Popular en el contexto Actual. Desafios y perspectivas”.
Debatimos con los participantes la coyuntura actual teniendo en cuenta la estructura, los actores involucrados, las acciones y las relaciones de poder.
Este punto de partida, nos permitió analizar otros elementos de la Educación Popular de manera a comprender el planteo transformador y emancipador de la Educación Popular.
También la educadora Marta López compartió la experiencia del 7° Curso Nacional de Formación Política, de la Confederación Nacional de los Trabajadores Rurales y Agricultores Familiares – CONTAG.; en la que está participando en Brasil.

Exclusión educativa. Análisis global y situación en Paraguay

Lic. Cira Novara. Educadora

Según lo expresado en el documento de la UNESCO “La educación encierra un tesoro”, actualmente en el mundo existen serios problemas sociales, económicos y ambientales que marcan fenómenos de exclusión y aumento de las desigualdades.

Ante esta realidad, ¿qué papel juega la educación?

La educación cumple una función central para la formación personal y por lo tanto para el avance de la sociedad en su conjunto. Para ello, es central que la educación posibilite el desarrollo de las capacidades y el pensamiento crítico de manera a crear y transformar las diversas situaciones críticas que se presentan. Se precisa por lo tanto, “Un sistema educacional que le permita a cada individuo realizar y mejorar su potencial y sus habilidades de aprendizaje” (Hopkins, D. 2008)

Podemos plantear por lo tanto que la educación tiene una función social y política, pero que actualmente en este mundo globalizado, las reformas educativas que se implementan llevan a ahondar las desigualdades aumentando la brecha entre ricos y pobres, lo que en Latinoamérica se evidencia con el aumento de la pobreza en la mayoría de los países, sobre todo en aquellos que siguen aplicando las políticas neoliberales impuestas por los bancos y el Fondo Monetario Internacional, limitando así el acceso a la salud, educación y seguridad social.

Si bien se aplicaron políticas educativas de ampliación de la cobertura,  no se ha tenido en cuenta la mejora de la calidad; “…además que no se han dado revisiones y evaluaciones “reales” de los planes de estudio y se ha puesto en “duda” la calidad de la formación recibida por los estudiantes, pues los estudios señalan que estos no desarrollan las destrezas básicas”. (Castillo, M. 2012)

Este modelo educativo además, refuerza la individualidad, el egoísmo, el consumismo, la competitividad desleal, rompiendo así las prácticas solidarias, la construcción colectiva y el compartir, preparando a los educandos para sostener una sociedad capitalista, donde el más fuerte sobrevive y los demás son excluidos o marginados del sistema.

Por lo tanto, la exclusión educativa constituye una consecuencia del actual modelo educativo y por lo tanto uno de los factores que atentan severamente contra el desarrollo personal y social de los estudiantes, dado que es el mismo sistema educativo el que los expulsa por diferentes circunstancias.

La exclusión educativa no es solo estar fuera del sistema educativo, tiene también relación con que las personas:

  • Estén privadas de las necesidades vitales, viviendo en la pobreza.
  • Vivan en zonas muy alejadas de la escuela.
  • Tengan que trabajar para mantenerse o apoyar a la familia para su sobrevivencia.
  • No cuenten con apoyo psicopedagógico o de salud en general, si lo requieren.
  • No reciban el reconocimiento a sus saberes previos y experiencias.

Según Vélaz de Medrano, C. (2002), la exclusión es un “…proceso de apartamiento de los ámbitos sociales propios de la comunidad en la que se vive, que conduce a una pérdida de autonomía para conseguir los recursos necesarios para vivir, integrarse y participar en la sociedad de la que forma parte”.

Por lo tanto, los patrones de desigualdad y exclusión en la sociedad en general determinan los patrones de desigualdad y exclusión en la educación, y esta, nuevamente, refuerza la exclusión social.

Esta exclusión hoy, está tomando otras dimensiones ya que como lo expresa Miñana, C. (2002)“…la calidad de la educación no se refiere ahora a la capacidad para vincularse con el mundo laboral, o a las pretendidas “alianzas” escuela – empresa, sino a los criterios de eficiencia, eficacia y productividad.” Esto convierte a la educación en una mercancía por lo que por un lado resulta atractivo para el sector empresarial la vinculación con los servicios de alimentación escolar, infraestructura, útiles escolares, sistemas estandarizados de evaluación y la capacitación docente sin tener en cuenta sus necesidades o debilidades pedagógicas, convirtiéndose así en un servicio lucrativo para el sector empresarial.

Por otro lado, la educación también se convierte en un bien de consumo, al cual se accede pagando. Este modelo educativo forma ciudadanos consumistas que sostendrán la sociedad capitalista.